Imagen: policías alemanes detienen a manifestante pro-Palestina en Frankfurt (Fuente)

Por Victor Serge

La invasión de Israel y la guerra (nuevamente) desatada después de los horrendos ataques del 7 de Octubre ha provocado muchísimas protestas y vigilias a lo largo del mundo, demandando un espectro de cosas: cese al fuego, fin a la ocupación y al bloqueo israelí, la liberación de rehenes, la provisión de ayuda humanitaria para los habitantes de Gaza. También denunciando crímenes de guerra. Han habido también marchas en apoyo a Israel y contra el antisemitismo.

Las protestas a favor de Palestina han sido a menudo recibidas con represión, prohibiciones o incluso censura, particularmente en países como EEUU, Francia y Alemania. En el contexto de algunas protestas han estallado episodios de violencia, choques con la policía, acusaciones cruzadas de antisemitismo o racismo. 

Desde el 7 de Octubre, las muertes palestinas van en ~35 mil personas, gran parte de las cuales son niños. Más de 77 mil personas han sido heridas, y ya se reporta que la región entró derechamente en una fase de hambruna. Se acusa también que las fuerzas israelíes han atacado a personas desarmadas haciendo filas por comida y ayuda. Como ya hemos reportado a propósito del hambre en Gaza, se acusa de Israel también de provocar la hambruna con el bloqueo de la entrada de la ayuda, ya sea por el bloqueo de la frontera o porque las supuestas zonas declaradas seguras (por Israel) resultan no ser realmente seguras (lo que en la práctica es un bloqueo efectivo). Ya en Diciembre CNN reportó de áreas atacadas por el ejército israelí que habían sido declaradas seguras, donde Israel había indicado dirigirse a los palestinos.

La operación en Rafah, además, ya ha comenzado, mientras mucha gente en la región, particularmente como niños y ancianos, no tiene siquiera la fuerza física para caminar mucho debido a la hambruna. Pauline Ertel, para Middle East Eye, reporta sobre esto y recoge testimonios de trabajadores de iniciativas humanitarias y profesionales médicos. Según estos últimos, resulta imposible sacar a tiempo a la gente de Rafah en estas condiciones, a las que se suman un sistema de transporte y de salud totalmente colapsados. Hay también testimonios de tortura a niños palestinos por parte de los soldados israelíes, y de usarles como escudos humanos para desplegarse en territorio invadido.

En cuanto a las protestas, un caso notable y que ha dado harto que hablar en el mundo es el de Estados Unidos. A lo largo del país han habido protestas y tomas de instalaciones en oposición a la guerra y la invasión por parte de Israel. Demandando, también, que las instituciones educativas corten lazos comerciales o acuerdos con instituciones israelíes o sionistas. Las protestas a menudo han atraído contra-manifestaciones a veces agresivas que han llegado a enfrentamientos físicos, como lo que pasó en la University of California, Los Angeles (UCLA) donde la policía se quedó mirando por horas mientras contra-manifestantes sionistas y ultraderechistas provocaban y agredían a los manifestantes pro-palestina, con el resultado de violentos altercados. Los pacos azules ni siquiera hicieron arrestos contra los agresores. De acuerdo a lo reportado por The New York Times, varias personas salieron lastimadas de estos encuentros, donde un grupo de contra-manifestantes, muchos de los cuales llevaban slogans pro-Israel y música israelí, bajaron al campamento de los manifestantes en la Universidad. Comenzaron a sacar las barreras metálicas que cubrían a los manifestantes pro-Palestina, dispararon fuegos artificiales contra ellos, y se les grabó en video golpeando, pateando y atacando personas, a veces con palos u otros objetos.

Fue en el contexto de los conflictos en UCLA también que se vio incluso a un contra-manifestante insultando y mofándose de una estudiante negra, haciendo gestos de simio frente a ella.

Hasta la semana pasada, a lo largo del país han habido más de 2000 detenidos. Las protestas han hecho un verdadero escándalo, y han presionado a algunas universidades a aceptar o evaluar las demandas de los estudiantes. En medio de movilizaciones, la Universidad de Barcelona se pronunció contra el genocidio y derechamente rompió con Israel.

En el Reino Unido, se reporta que en Noviembre se reunieron más de 300.000 manifestantes pro-Palestina, y en Marzo más de 400.000. No obstante, los dos partidos principales del Reino Unido, el Conservative Party el opositor Labour Party, tuvieron una postura oficial de apoyo a Israel y han actuado en consecuencia. Han habido movilizaciones en diversos establecimientos universitarios, incluyendo prestigiosas instituciones como la Cambridge University.

En Francia, al principio del conflicto se habían prohibido las protestas pro-Palestina, pero una vez autorizada una marcha en París, hubo 15.000 asistentes (aunque la “marcha por la república y contra el antisemitismo” reunió a muchísima más gente y a personajes de distintas partes del espectro político). Estudiantes por la causa palestina se tomaron un edificio de una de las escuelas superiores más prestigiosas, Sciences Po, y en varias universidades los estudiantes han estado desafiando la postura y las relaciones de sus universidades con Israel. 

En Alemania, se han impuesto prohibiciones y limitaciones contra la mayoría de las protestas en defensa de los derechos de los palestinos. La violencia de la policía ha sido, según manifestantes, marcada y sin contemplaciones. Los derechos de libertad de expresión de las personas favorables a la causa Palestina en Alemania están seriamente comprometidos. Personas como el ex Ministro de Finanzas griego, Yanis Varoufakis, fueron puestos en una lista negra y no pueden entrar al país

Se reporta también sobre protestas en Amsterdam con miles de participantes y choques con la policía, entre tantísimos otros focos de protesta y descontento a lo largo del mundo. Han habido manifestaciones en decenas de otros países, y se espera, obviamente, que continúen hasta que el conflicto acabe y se logre un cese al fuego (al igual que las importantes medidas de boycott contra Israel con las que mucha gente ha estado colaborando). La guerra divide al mundo entero, pero al parecer a nivel internacional el apoyo a Paletina es mayor, al menos a juzgar por la cantidad de manifestaciones pro-Palestina en comparación con la cantidad de manifestaciones pro-Israel. 

Las expresiones de protesta, descontento e indignación sólo pueden mantenerse ante una situación como esta. Las personas no van a ceder fácilmente al genocidio y lo que ya hace tiempo se viene describiendo como apartheid. Esperamos que estas expresiones de descontento y rebeldía se multipliquen, que podamos hacer presión efectiva para detener la masacre. Hasta que Palestina sea libre.